Artículos Sabiduría

Descubriendo la Voluntad de Dios para Usted

Escrito por Stephen Davey. Publicado originalmente bajo el título «Discovering God’s Will for You«

En las Finales de la NBA del 2018, los Cleveland Cavaliers tuvieron la oportunidad de ganar en el primer tiempo tomando así una rápida ventaja en la serie. El juego estaba empatado y JR Smith recibió el balón cuatro segundos antes de terminar el partido. Los compañeros de equipo de Smith le gritaban que pasara el balón, para que uno de ellos pudiera hacer un lanzamiento y seguramente ganar el juego.

Smith inexplicablemente, rebotó el balón por la cancha, perdiendo así el tiempo hasta que se acabó el partido y este se fue a tiempo extra. Posteriormente, una cámara de video capta a Smith diciéndole a uno de sus compañeros de equipo, que pensaba que ellos estaban ganando el partido cuando recuperó el balón y sólo quedaban unos segundos. Él estaba gastando tiempo porque pensaba que su equipo iba ganando y no empatando.

Tal vez usted se identifica con este tipo de situación. Estaba haciendo lo que creía que era correcto al momento de decidir, quizás respecto a una carrera o un asunto familiar, solo para descubrir, trágicamente, que le faltaba tener en cuenta un detalle definitivo y lo que pensó que era lo correcto en realidad era completamente equivocado.

Tal vez pensó que Dios lo estaba llamando a renunciar a su trabajo, porque un compañero de trabajo grosero lo perseguía sin tregua, y solo luego de renunciar se dio cuenta de que Dios quería usarlo para mostrar su gracia incondicional y su perdón hacia ese compañero.

Tal ha buscado en oración la dirección de Dios en una decisión difícil de su vida; pero sintió que Él no respondía a su solicitud de sabiduría. Usted tomó la decisión y luego se arrepintió, porque se encontró con que el silencio de Dios era parte de Su dirección diciéndole que debía permanecer quieto, paciente y no precipitarse.

Entender la voluntad de Dios puede ser difícil a veces. La falta de un sólido conocimiento bíblico puede llevarnos a malinterpretar la voluntad escrita de Dios en Su Palabra. Y ¿qué hay de las decisiones de la vida que debemos tomar en donde no hay una clara instrucción bíblica? ¿Cómo podemos encontrar la voluntad de Dios para nosotros en estos asuntos?

Más allá de seguir la voluntad revelada de Dios, sus mandamientos, prohibiciones o principios de vida claramente enunciados, animo a los cristianos a orar, a permanecer en la Palabra, a hablar con cristianos maduros y esperar hasta que el Señor aclare el asunto.

Mientras tanto, anímese:

El creyente ha recibido todas las herramientas necesarias para encontrar la voluntad de Dios.

Cuando Jesús les dijo por primera vez a sus discípulos que iba a dejarlos para irse al cielo, Jesús prometió no dejarlos solos o con las manos vacías. Él les dijo a sus discípulos: “…(el Espíritu Santo), a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:26). El apóstol Pablo amplió esta verdad cuando escribió: “No os embriaguéis con vino,… antes bien sed llenos del Espíritu” (Efesios 5:18).

Cuando alguien es detenido por conducir en estado de ebriedad, se le acusa de “hacerlo bajo la influencia” del alcohol. Pablo nos urge a no estar bajo la influencia del vino, sino a estar bajo la influencia del Espíritu. Una persona en estado de ebriedad está entregando su cuerpo y mente a la influencia y voluntad de sus impulsos de borracho. Una persona llena del Espíritu está literalmente cediendo su cuerpo y su mente a la influencia y voluntad de Dios. Entonces, desconectemos de las distracciones y sintonicémonos con el Espíritu Santo de Dios, dejando que Él nos guíe y nos conduzca desde nuestro interior.

El creyente reconoce los resultados de seguir la voluntad de Dios.

El Señor claramente nos ha revelado cómo es la voluntad de Dios cuando vivimos correctamente nuestras vidas. En dos pasajes diferentes de las Escrituras, el apóstol Pablo escribe una lista de atributos de la persona que camina en la voluntad de Dios. En Romanos escribe, “…para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2). Más tarde en Gálatas 5:22-23, Pablo escribe sobre el “fruto del Espíritu”. 

La verdad, es que no va a encontrar un solo versículo en las Escrituras que le diga que descubra la voluntad específica de Dios. Lo que Dios nos presenta en estos dos pasajes, es el modelo de Su voluntad, un modelo que nos permite vivir dentro de los parámetros de la voluntad divina. 

¿Quiere saber si está viviendo en la voluntad de Dios? Examine su vida. ¿Es buena? ¿Es aceptable? ¿Es perfecta? 

La respuesta que proporcione a estas preguntas es lo único que necesita descubrir.

 

Este artículo ha sido traducido y adaptado con el consentimiento de su autor.
 
Puede encontrar el artículo original en la página web del autor.