Lección 11: Sansón – El Hombre que Tenía el Éxito Asegurado

Lección 11: Sansón - El Hombre que Tenía el Éxito Asegurado

Pasaje Bíblico: Jueces 13-14.

En esta lección, no solo estudiaremos los comienzos de la vida de Sansón, sino que también tomaremos un tiempo conociendo a sus padres. Además, como siempre, sacaremos un par de lecciones y verdades a partir de este pasaje de la Escritura.

Transcripción

Introducción

Hetty Green fue probablemente la mujer más tacaña de los Estados Unidos. Ella murió en 1916, dejando una propiedad avaluada en más de un millón de dólares. Lo que hoy en día equivaldría a unos diez millones de dólares. Hetty nunca disfrutó de lo que tenía. De hecho, ella siempre comió avena fría – avena porque era barata y fría porque ella decía que costaba mucho calentarla. Su propio hijo perdió su pierna porque Hetty gastó tanto tiempo buscando una clínica gratis que él no fue examinado ni tratado a tiempo.

La historia de Hetty Green lleva a la conclusión de que ella tenía mucho y sin embargo vivió como si no tuviera nada.

Hay una historia en la Biblia, mientras continuamos nuestro estudio a través del libro de Jueces, que se asemeja a la historia de esta mujer. Es la historia de Sansón, el juez que conocemos un poquito más que los otros.

Entre más estudiaba la vida de este hombre, más me daba cuenta lo similar que fue a esa mujer tacaña. Él tenía tanto; él tenía todo lo que realmente importaba, y sin embargo vivió como si no tuviera absolutamente nada.

Cuando pensamos en Sansón, típicamente pensamos en un par de cosas. Él era un hombre que

  • Nunca se cortaba el pelo – un Nazareo
  • Era poderoso y fuerte – el Hércules del Antiguo Testamento
  • Era un peso pesado que fue finalmente noqueado por un peso mosca llamado Dalila.

La historia de Sansón tiene tanto que enseñarnos. Se nos da el secreto para su éxito, el secreto de su fuerza, y el secreto de su fracaso. Dios, sin embargo, revela unas cuantas cosas más acerca de este hombre de las que ya mencionamos.

Sansón es el juez al cual Dios dedica más tiempo y espacio en el libro de Jueces. De hecho, Sansón es el único juez del cual tenemos un capítulo completo acerca de su madre y padre. Entre más me preparaba, más obvio fue para mí que nuestro primer estudio de la vida de Sansón necesitaba enfocarse por un tiempo en sus padres – el Sr. y la Sra. Manoa.

 

La Vida y Tiempos de la Historia de Sansón

Comencemos al principio de la historia de Sansón. Vayamos a Jueces 13:1

Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de los filisteos por cuarenta años.

El contexto de esta historia es el dominio de los Filisteos sobre los Israelitas. Este pueblo sin duda era la peor pesadilla de Israel.

1 Samuel 13 registra que, bajo el gobierno de los Filisteos, a los hebreos no les permitían hacer ningún tipo de trabajo con metal, para prevenir que hicieran espadas o lanzas. Un granjero no podía afilar su hacha sin el permiso del gobierno.

Los Israelitas fueron oprimidos por los Filisteos por más tiempo que por cualquier otra nación. Israel no logró conquistar a este enemigo hasta que el rey David finalmente arrasó con ellos.

En conjunto con el dominio Filisteo, sin embargo, leemos de la apatía y la rebelión de los israelitas. Esta es la única vez en el libro de Jueces que no hay una palabra de arrepentimiento; ningún clamor por ayuda de parte de Israel. Ellos nunca piden misericordia; nunca piden a Dios que envié un libertador.

Además, los libros de Samuel nos informan que el mismo sacerdocio era corrupto e inmoral. Eli era el sumo sacerdote durante este tiempo y la apostasía y la idolatría estaban fuera de control.

Cuando leemos y estudiamos estos capítulos, descubrimos que Israel está en silencio y la gente se ha asimilado al reino filisteo. Los israelitas incluso habían empezado a casarse con las filisteas paganas. Esta era una violación directa del pacto Abrahámico.

En este contexto se nos presenta al Sr. y la Sra. Manoa. Nunca se nos da el nombre de la Sra. Manoa. Veamos Jueces 13:2.

Y había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos.

Note la forma en que su vida es interrumpida en Jueces 13:3: A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo.

¡Que buenas noticias para esta mujer! Estas son palabras que ella nunca pensó que iba a escuchar.

Continuemos en Jueces 13:6-7, mientras ella corre hacia su esposo para contarle las noticias.

Y la mujer vino y se lo contó a su marido, diciendo: Un varón de Dios vino a mí, cuyo aspecto era como el aspecto de un ángel de Dios, temible en gran manera; y no le pregunté de dónde ni quién era, ni tampoco él me dijo su nombre.

Y me dijo: He aquí que tú concebirás, y darás a luz un hijo; por tanto, ahora no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda, porque este niño será nazareo a Dios desde su nacimiento hasta el día de su muerte.

 

Ingredientes para un buen matrimonio

Es interesante ver que su interacción nos enseña una gran lección acerca de los ingredientes para un buen matrimonio. Permítame darle estos ingredientes.

  • El ingrediente número uno es respeto mutuo

Manoa nunca duda de su esposa. Quizás recuerde de otras parejas en el Antiguo Testamento que se rieron de este tipo de noticias. Sin embargo, Manoa cree la historia de su esposa, aun cuando suena bastante alocada.

  • El ingrediente número dos es unidad espiritual

            La esposa de Manoa llega con las noticias, y Manoa junto con su esposa traen estas noticias a la presencia de Dios en oración. En ese momento crítico; en esa experiencia importante ¿qué hace Manoa? él dice, “querida, es mejor que oremos acerca de esto.”

Miremos la oración de Manoa, en Jueces 13:8. Dice así,

Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora a venir a nosotros, y nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer.

Tan frecuentemente parecemos correr a cualquier lugar excepto a Dios por consejo.

Ahora el ángel del Señor reaparece, no para dar más información acerca de cómo criar a Sansón, sino para dar más información acerca de sí mismo. Note Jueces 13:17.

Entonces dijo Manoa al ángel de Jehová: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos?

Manoa aún no reconoce que este es el ángel del Señor. Esto es lo que teológicamente se llama una teofanía. Una teofanía es una expresión visible de una pizca de la gloria de Dios. Nadie ha visto a Dios en toda su gloria y ha vivido. Esta es una expresión visible de Dios – quizás incluso Jesucristo antes de su encarnación.

La respuesta del ángel a la pregunta de Manoa es tremenda. Miremos Jueces 13:18.

Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable?

Esta palabra “admirable” podría ser traducida literalmente “incomprensible.”

El ángel del Señor es indescriptible. Él está diciendo que él es demasiado para Manoa. Su mente finita no podría comprender la identidad del ángel del Señor en plenitud.

Continuemos en Jueces 13:19. Y Manoa tomó un cabrito y una ofrenda, y los ofreció sobre una peña a Jehová; y el ángel hizo milagro ante los ojos de Manoa y de su mujer.

Jueces 13:20 nos dice cuál fue el milagro que hizo.

Porque aconteció que cuando la llama subía del altar hacia el cielo, el ángel de Jehová subió en la llama del altar ante los ojos de Manoa y de su mujer, los cuales se postraron en tierra.

Saltémonos a Jueces 13:22-23.

Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto. Y su mujer le respondió: Si Jehová nos quisiera matar, no aceptaría de nuestras manos el holocausto y la ofrenda, ni nos hubiera mostrado todas estas cosas, ni ahora nos habría anunciado esto.

  • El ingrediente número tres es ser mutuamente enseñables.

Puedo escuchar decir a Manoa, “tienes razón querida, no había pensado en eso.”

Manoa, quien es el líder espiritual del hogar permite que su esposa lo instruya espiritualmente.

No solo la devoción de esta pareja es obvia, sino que también, su dependencia en Dios. Necesitamos reconocer que Dios no les había dado una vida fácil hasta el momento. El que una mujer fuera estéril se consideraba como algún tipo de castigo de parte de Dios, así que la esposa de Manoa estaba supuestamente siendo juzgada por Dios por algo que ella había hecho. Además, Manoa era un granjero pobre. La prosperidad financiera era considerada otra señal de bendición de parte de Dios en el Antiguo Testamento. Esta pareja tenía muchas razones como para creer que Dios había abandonado, no solo al pueblo de Israel, sino que también a ellos mismos. A ellos les había tocado una vida dura y tenían varias razones para amargarse, sin embargo, ellos permanecieron fieles.

 

Las Lecciones y Verdades de La Historia de Sansón

Permítame agregar en este punto, la primera aplicación a partir de la historia de Sansón.

  1. Es posible tener lo mejor en la vida en el peor de los tiempos.

No era un tiempo fácil para vivir y amar y creer y confiar. Era un tiempo terrible para tener una familia. La inmoralidad estaba fuera de control bajo el gobierno de los Filisteos.

¿Alguna vez consideró el hecho de que nunca ha habido un tiempo fácil para vivir una vida piadosa? ¿Ha sido fácil alguna vez el desarrollar una familia piadosa? ¿Ha habido algún momento en la historia donde vivir una vida de pureza haya sido fácil? No lo creo.

Aprendamos esta lección de parte del Sr. y Sra. Manoa, que incluso en tiempos como este, es posible tener un tipo de vida que honra a Dios. La vida era tan difícil, e inmoral en ese entonces como es hoy. Sin embargo, encontramos en este pasaje, una historia desafiante y refrescante de un amor y compromiso matrimonial ejemplar. No podemos culpar a la presión cultural cuando pecamos. El Sr. y la Sra. Manoa ilustran la verdad de que la cultura no es excusa para vivir incorrectamente.

El compromiso de estos padres es obvio para cualquier lector – ellos estaban dedicados a criar a su Sansón Nazareo para triunfar en la vida. Y ellos hicieron su trabajo tan bien como pudieron.

Leemos en la última parte de Jueces capítulo 13 acerca del fuerte joven Sansón. En Jueces 13:25 se nos dice.

el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él…

La palabra manifestarse es la palabra usada para un instrumento musical que un músico está afinado. Dios está preparado a Sansón para ser usado por su Espíritu.

Algo pasó, sin embargo, entre Jueces capítulos 13 y 14. No se nos dice que es, pero sabemos que algo bastante extraño pasó.

Las primeras palabras en Jueces capítulo 14 nos empiezan a mostrar profundos problemas en la vida de Sansón. ¡Algo estaba muy mal!

Ahora bien, como era de esperarse, el pelo de Sansón estaba largo – él nunca había tenido un corte de pelo. Él nunca había tomado vino y él nunca había tocado un cuerpo muerto. Estos eran los tres estándares de separación de un Nazareo. Sin embargo, en Jueces 14 encontramos a Sansón de camino a una aldea filistea para conseguir una esposa. ¿Cuál es el problema aquí?

Permítame darle una segunda aplicación.

  1. Sansón entendió el código de separación, pero no el concepto de santidad.

Sansón lo tenía todo en el exterior. El lucía como un Nazareo – olía como un nazareo – sonaba como un nazareo; pero por dentro, él era un pagano cualquiera.

Aun el día de hoy nos enfrentamos con el mismo problema al tratar de mantener un balance entre cómo nos vemos y como somos por dentro.

El concepto de santidad es interno, sin embrago al mismo tiempo, la apariencia externa nos marca tanto como a Sansón. La apariencia física de Sansón no era un mero legalismo – lo marcaba.

Hoy, cualquiera que menciona la ropa es considerado un legalista. ¿Fue el apóstol Pablo un legalista? ¡No! Lea los pasajes en donde él tuvo la audacia, bajo inspiración, de decirle a las mujeres como no peinarse y que tipo de joyería no ponerse. Vaya 1 Timoteo 2:9, para que lo vea por usted mismo.

Asimismo, que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia; no con peinado ostentoso, ni oro, ni perlas, ni vestidos costosos

Pablo está diciéndole a las mujeres que no usen oro o perlas. Él está diciéndoles incluso que se alejen de la ropa con precios exorbitantes.

Todos los maridos están pensando “Bien, pastor, predíqueles, ¡siga, siga!”

Sin embargo, en los días de Pablo, quienes usaban peinados ostentosos eran las prostitutas. Ellas solían usar vestidos negros, y peinarse de ciertas formas para revelar tanta piel como fuera posible. Ellas estaban llenas de joyas de oro y literalmente, tintineaban cuando caminaban. Eran prácticamente su propio anuncio publicitario.

El corazón del mensaje de Pablo, y la aplicación para el día de hoy, es que no debemos vestirnos de una forma que busca llamar la atención. Dios quiere que nos vistamos de una forma en que Él reciba la atención.

El problema con Sansón, sin embargo, es que el seguía los estándares externos, mientras que ignoraba la santidad interna. Su pelo era largo, pero su corazón era desobediente.

Volvamos a Jueces y echémosle un vistazo al principio número tres.

  1. Cualquiera que ignora el carácter interno, va a ser gobernado por la atracción externa.

Miremos Jueces 14:1-2.

Descendió Sansón a Timnat, y vio en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos. Y subió, y lo declaró a su padre y a su madre, diciendo: Yo he visto en Timnat una mujer de las hijas de los filisteos; os ruego que me la toméis por mujer.

No hay nada malo con la atracción física a todo esto. ¡Yo me case con la mujer que quitó el aliento! Me acuerdo la primera vez que la vi en la universidad en la clase de literatura. Me encantaba ir a esa clase.

El problema no es estar atraído físicamente – el problema ocurre cuando miramos a la persona equivocada. Sansón está mirando en la dirección equivocada; él estaba fuera de los límites.

Sus padres obviamente reaccionaron con espanto, según Jueces 14:3.

Y su padre y su madre le dijeron: ¿No hay mujer entre las hijas de tus hermanos, ni en todo nuestro pueblo, para que vayas tú a tomar mujer de los filisteos incircuncisos?

¡Ellos estaban en lo correcto!

Uno casi puede ver a Sansón apretando los dientes en una actitud desafiante y diciendo en Jueces 14:3.

Tómame ésta por mujer…

Note que las primeras palabras de Sansón registradas en la Biblia son, “Vi una mujer.” Esto es lo que finalmente va a acabar con su vida.

Permítame darle una cuarta aplicación.

  1. Un padre, comprometido con el Señor, quizás nunca coseche un hijo piadoso.

He hablado con padres con corazones rotos. Y he recibido llamadas en mis años como pastor en donde un padre me dice “La policía agarró a mi hijo o mi hija haciendo esto o lo otro. ¿Podrías venir a la estación?”

Es posible para padres espirituales criar hijos que deciden rechazar sus valores. Sansón había recibido tanto, pero lo rechazó todo. Mire los recursos que Sansón desaprovechó.

  • Él había nacido milagrosamente. Su madre era estéril y no se esperaba que ella alguna vez pudiera tener un hijo. Estoy seguro de que ellos se lo recordaron diciendo, “mira, ¡tú eres especial!
  • Él tenía padres piadosos que amaban al Señor y se amaban el uno al otro.
  • Él fue bendecido con una misión única de parte de Dios
  • Él recibió el poder del Espíritu de Dios para hacer el trabajo.

Él tenía todo eso y sin embargo él le dijo “adiós” a todo eso.

Permítame darle una quinta aplicación.

  1. La vida de Sansón fue un reflejo del fracaso de Israel como nación

La vida de Sansón en un sermón por sí mismo. Mire como él reflejó el fracaso de Israel

  • Sansón rechazó la autoridad de la palabra de Dios – lo mismo que Israel. Ellos fueron idolatras y ellos estaban casándose con las Filisteas.
  • Sansón rechazó los paramentos de su voto Nazareo, como vamos a ver – Israel rechazó los parámetros de su pacto con Dios.
  • Sansón rechazó el consejo de sus padres piadosos – el pueblo de Israel ignoró el consejo del sacerdocio, su autoridad espiritual.

            Permítame agregar una sexta aplicación.

  1. El fracaso del pueblo de Dios nunca frustran los propósitos de Dios.

Las intenciones de Dios no se paralizan por nuestro pecado. Dios es soberano – su trabajo va a continuar.

Sansón cumpliría su destino de empezar a liberar a Israel de los Filisteos – incluso en su desobediencia. Dios va a realizar sus propósitos.

Mire Jueces 14:5-6.

Y Sansón descendió con su padre y con su madre a Timnat; y cuando llegaron a las viñas de Timnat, he aquí un león joven que venía rugiendo hacia él. Y el Espíritu de Jehová vino sobre Sansón, quien despedazó al león como quien despedaza un cabrito, sin tener nada en su mano; y no declaró ni a su padre ni a su madre lo que había hecho.

Saltémonos a Jueces 14:8-9.

Y volviendo después de algunos días para tomarla, se apartó del camino para ver el cuerpo muerto del león; y he aquí que en el cuerpo del león había un enjambre de abejas, y un panal de miel. Y tomándolo en sus manos, se fue comiéndolo por el camino; y cuando alcanzó a su padre y a su madre, les dio también a ellos que comiesen; mas no les descubrió que había tomado aquella miel del cuerpo del león

¿Porque Sansón no le contó lo que había pasado a sus padres? Porque él había violado parte de su voto nazareo – él había tocado el cuerpo de un animal muerto.

Y ¿acaso Dios borra a Sansón de la faz de la tierra? ¿Acaso se oye voz desde el cielo? No. Sansón, de hecho, insolentemente convierte este episodio en un acertijo en su fiesta de casamiento.

Miremos Jueces 14:10.

Vino, pues, su padre adonde estaba la mujer, y Sansón hizo allí banquete; porque así solían hacer los jóvenes.

Aquí encontramos aun otro problema, y es que la palabra hebrea “banquete” también se puede traducir “fiesta alcohólica.” Esta pudo haber sido también una instancia en que Sansón violó el voto nazareo de nunca tomar del fruto de la vid.

¿Acaso Dios dejó caer su juicio sobre Sansón en ese momento? No. Aun cuando Sansón estaba pecando, Dios estaba cumpliendo sus propósitos.

Sansón, lamentablemente tomó el silencio de Dios como aprobación o apatía. Esto nos lleva a nuestra siguiente aplicación a partir de la vida de Sansón.

  1. Uno de los incentivos más engañosos para pecar es la idea de que Dios no parece estar en apuros para ejecutar juicio.

Podemos vivir rebelándonos contra Dios y él quizás nunca nos castigue dramáticamente. Sin embargo, nuestras vidas van a sufrir las consecuencias de nuestro pecado. Nuestros corazones necios pueden estar tan endurecidos que pensamos que, porque Dios no nos está castigando, estamos bien.

Miremos Eclesiastés 8:11.

Por cuanto no se ejecuta luego sentencia sobre la mala obra, el corazón de los hijos de los hombres está en ellos dispuesto para hacer el mal.

Cuando no recibimos pronto castigo, tendemos a seguir actuando mal, y pensando cómo seguir haciendo el mal sin ser descubiertos. ¡Pensamos que estamos saliéndonos con las nuestras! Por veinte años, Sansón se va a salir con la suyas. Pero Dios eventualmente va a pedir cuentas. Sansón va a perder su galardón.

Continuemos con la historia.

Jueces 14:12 nos relata que Sansón entrega su acertijo en medio de la fiesta.

Y Sansón les dijo: Yo os propondré ahora un enigma,

Saltémonos a Jueces 14:14.

Entonces les dijo: Del devorador salió comida, Y del fuerte salió dulzura…

Sabemos que Sansón está hablando acerca del león y la miel. Sin embargo, los Filisteos no podían resolver el enigma. Obviamente que ellos no quieren a perder la apuesta y deberle a Sansón treinta vestidos de fiesta, así que presionan a la novia. “Usa tu encanto – llora un poquito.”

Note Jueces 14:16. Y ella lloró en presencia de él los siete días que ellos tuvieron banquete; mas al séptimo día él se lo declaró, porque le presionaba…

Sansón va a perder su apuesta y también su esposa.

El problema más grande es que Sansón no va a aprender de esta experiencia. Esto me lleva a nuestra última aplicación por el día de hoy.

  1. Una persona controlada por sus pasiones, puede que nunca aprenda de su pasado.

No necesariamente vamos aprendemos de nuestros errores, a menos que permitamos que Dios nos enseñe.

La palabra clave en Jueces 14:17 es “presionar.” Encontramos esta misma palabra en Jueces 16:16 cuando se nos dice que Dalila “presionaba” a Sansón a contarle su secreto. Dos capítulos más tarde, él cae presa de lo mismo, solo que con otra mujer, llamada Dalila. Él es vencido por sus lágrimas y su presión. Él divulga un secreto que finalmente va a poner en peligro su vida.

Una persona que es controlada por sus emociones y sus pasiones es una persona quien está flotando en el mar de la vida sin una brújula; es alguien que vive sin entendimiento.

No es de sorprenderse que Salomón escribió, probablemente a partir de su propia experiencia, en Proverbios 5:20-23.

Y ¿por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno de la extraña? Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y él considera todas sus veredas. Prenderán al impío sus propias iniquidades, y retenido será con las cuerdas de su pecado. Él morirá por falta de corrección, y errará por lo inmenso de su locura.

Terminando nuestro estudio por el día de hoy, leamos lo último que se registra acerca de los padres de Sansón. Lo encontramos en Jueces 16:31. A todo esto, Dios evidentemente les dio más hijos.

Y descendieron sus hermanos y toda la casa de su padre, y le tomaron, y le llevaron, y le sepultaron entre Zora y Estaol, en el sepulcro de su padre Manoa…

Sansón – el hombre que tenía el éxito asegurado, lo desperdicio todo. Él lo tenía todo, y sin embargo lo tiró todo a la basura.

 

 

Este manuscrito pertenece a Stephen Davey, predicado el día 10/05/1992

© Copyright 1992 Stephen Davey

Todos los derechos reservados

 

Esperamos que este recurso lo haya bendecido.
Nuestro ministerio es FORTALECIDO por su oración y SOSTENIDO por su apoyo financiero.

SU COLABORACIÓN HACE LA DIFERENCIA